El futuro está aquí: las tendencias tecnológicas que están configurando el mundo de la logística
11 de Abril de 2017 a las 01:07



Las tecnologías emergentes están transformando la logística mundial. Las pruebas están a la vista en todas partes: las empresas de logística están explorando flotas autónomas y bodegas que pueden funcionar con las “luces apagadas”. Y, además, están considerando la inteligencia de datos para gestionar el transporte y realizar análisis predictivos. Las nuevas empresas que utilizan la colaboración masiva están aplicando un modelo de negocios de alta tecnología y activos esenciales. Y las plataformas de corretaje electrónico están proporcionando información en tiempo real desde la etapa de recolección hasta la etapa de distribución.
 
¿Cómo se usarán y se adaptarán estas nuevas tecnologías y modelos de negocios en evolución en los países en desarrollo?

Revisaremos tres tendencias que se están desarrollando rápidamente, tanto en el ámbito de la logística como en otras esferas: el enfoque omnicanal, la economía colaborativa y la inteligencia de datos. Estas tendencias ofrecen a las economías emergentes la oportunidad de avanzar rápidamente en su trayectoria de desarrollo. Es valioso analizar por qué estas tendencias son importantes para los países en desarrollo y cómo estos se están adaptando.

Nuestros equipos del Centro de Singapur sobre Infraestructura y Desarrollo Urbano del Grupo Banco Mundial, que trabajan con todos los Departamentos de Prácticas Mundiales del Banco Mundial, han realizado tales análisis, ayudándonos a identificar de qué manera las tendencias del desarrollo afectarán a la región. En este caso, nuestro “laboratorio de aprendizaje” examinó cómo las tecnologías emergentes y los modelos de negocios en evolución pueden transformar los sistemas de logística, no solo en economías avanzadas, como Singapur, sino que también en países en desarrollo en la región de Asia oriental y el Pacífico, y en otros lugares.
 

 
El enfoque omnicanal
 
Con el uso creciente de la internet y los teléfonos inteligentes, los compradores en los mercados desarrollados utilizan cada vez más los canales en la red y fuera de la red para navegar, ordenar, pagar, recoger y devolver las compras.
 
El enfoque omnicanal permite que la experiencia de un comprador moderno sea fluida: que se produzca en cualquier momento y lugar, mediante un acceso idéntico y fácil en todos los tipos de dispositivos. Este enfoque permite gestionar el inventario más rápidamente, ahorrar en las ventas, ofrecer una mayor visibilidad del inventario en múltiples canales, y motivar a los consumidores a gastar entre un 15 % y un 30 % más que los compradores tradicionales. A medida que aumenta la justificación económica de que los minoristas deberían usar este enfoque omnicanal, una mayor cantidad de empresas de logística se esfuerzan por ofrecer servicios de entrega a cualquier hora en cualquier lugar.
 
Pero para evitar congestionar más el tráfico en muchas ciudades en desarrollo, se necesitará que la gestión de la logística omnicanal sea más eficiente. Si bien el enfoque omnicanal podría significar hacer posible la realidad virtual en la tienda o que se produzca un cambio fluido desde los centros comerciales a los aeropuertos, además podría significar (en algunas economías en desarrollo) el establecimiento de servicios de casilleros, como los que ofrecen las empresas indonesias PopBox (i) y POS.
 
En los casilleros, que se asemejan a las máquinas expendedoras, las personas pueden recoger y devolver paquetes por sí mismas. Este servicio ofrece una mayor flexibilidad en la entrega que un servicio de logística convencional. También reduce al mínimo la congestión al disminuir el número de repartos y al fijar plazos de entrega en las horas de menor tráfico.
 
Las instalaciones de casilleros pueden ser transformadoras, en particular en los países donde la última milla hasta la puerta del cliente puede ser la más difícil. Indonesia es un buen ejemplo de esta tendencia.
 
La economía colaborativa
 
La economía colaborativa ya está transformando muchos sectores, incluida la logística. En los últimos años, hemos visto que las empresas de logística han vendido sus activos y se ha registrado un aumento de las plataformas de logística que permiten compartir y consolidar los servicios.
 
En la actualidad, una empresa de logística puede funcionar sin siquiera tener un camión o una bodega. Por ejemplo, empresas como Flexe conectan a las organizaciones que necesitan capacidad de almacenaje flexible con dueños de bodegas que tienen espacio disponible. Flexport es un agente de carga que reúne a numerosos transportistas bajo una sola plataforma y permite que los cargadores modifiquen variables relevantes hasta que encuentren el cliente adecuado. Shipwire proporciona un mercado de logística para servicios de valor agregado, permitiendo a las empresas enviar inventarios a cualquier depósito y realizar almacenaje a pedido, y esto lo hace proporcionando sistemas integrados de ingreso de pedidos con los que se manejan la recolección y el reparto de las mercancías.
 
La economía colaborativa, usando las diversas plataformas, puede equiparar la demanda y la oferta a una fracción del costo que enfrentan los corredores tradicionales. Esto aumenta la eficiencia del transporte y reduce los costos de los fletes. Y se ha producido un aumento repentino de la demanda de plataformas y servicios de logística a pedido que conectan a los proveedores con los consumidores, aprovechando el exceso de capacidad para reducir los costos.
 
Este concepto puede ser particularmente útil en países con sistemas logísticos divididos, tales como Viet Nam, donde actores locales como Ahamove (i) procuran abordar la grave fragmentación e ineficiencia de los sistemas de logística en el país.
 
Las plataformas logísticas colaborativas también pueden ser transformadoras, contribuyendo a aumentar la escala y la eficiencia en países como Indonesia y Filipinas que tienen zonas rurales extendidas y numerosas comunidades ubicadas en lugares remotos.
 
La inteligencia de datos
 
Las empresas en todos los sectores están capitalizando los macrodatos con el fin de obtener ideas precisas, y basadas en datos, para usarlas en la toma de decisiones. La inteligencia de datos permite identificar los obstáculos y las oportunidades en materia de intervenciones. En el mundo de la logística, los macrodatos ofrecen soluciones para problemas tan diversos como la optimización de rutas en tiempo real y a corto plazo de la planificación de la red estratégica, es decir el pronóstico de la demanda a largo plazo de la capacidad de transporte.
 
En la actualidad, se utilizan los datos de los rastreadores GPS para entender los embotellamientos. Los contenedores inteligentes permiten a las empresas prestar servicios de valor agregado, como asegurar las cargas; monitorear el estado de los bienes en tránsito (con el uso de capacidades de seguimiento y rastreo), y usar análisis predictivos para responder de manera más inteligente y rápida a plazos de entrega extremadamente breves.
 
En Asia sudoriental, los datos provistos por GrabTaxi relacionados con los mapas de calor ayudan a los responsables de formular políticas a encontrar soluciones para los problemas de congestión. (i) En Camboya y Myanmar, la empresa Drvr, (i) con sede en Tailandia, utiliza la inteligencia de datos para resolver el problema del robo de combustible. Los conductores de camiones en esos dos países suelen detenerse a mitad del viaje para vaciar el combustible de sus vehículos y usarlo para fines personales, lo que ha llevado a las empresas de logística a reducir los salarios de sus choferes. Drvr utiliza la inteligencia de datos para rastrear esos vehículos y detectar tales discrepancias, ayudando a desalentar los robos y premiar las conductas honestas.
 
El uso creciente de aparatos móviles —especialmente en mercados como Myanmar, donde está evolucionando la manera en que la población se conecta— impulsará a que más empresas de ese tipo aprovechen los datos logísticos.
 

 

Fuente: Banco Mundial